:)

NO FICCIÓN

Estas son las 10 decisiones más polémicas de AMLO

Como presidente, AMLO ha tomado determinaciones controvertidas, ya sea por sus costos económicos y sociales, o bien, por ser contrarias a lo que ofrecía antes de gobernar

Published

on

Estancias Infantiles protesta
Una de las decisiones más polémicas de AMLO fue cancelar el programa de estancias infantiles. Foto: Alberto Roa / CUARTOSCURO

Cancelar el aeropuerto en Texcoco, nombrar superdelegados, quitar recursos a las estancias infantiles, incluir a grupos evangélicos en acciones de gobierno y construir una planta termoeléctrica en Morelos son algunas de las decisiones más polémicas en los primeros meses de gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En Las Noticias recopilamos las 10 acciones de AMLO que han generado más controversia desde que inició la llamada Cuarta Transformación. ¿Recuerdas alguna otra?

También te puede interesar: AMLO unió a Morena… y elecciones lo separan

1. La cancelación del NAICM

El 29 de octubre, aún como presidente electo, López Obrador anunció la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) en Texcoco. En su lugar se construiría otro nuevo en la base militar de Santa Lucía y se reacondicionarían los aeropuertos existentes en la capital y Toluca.

¿Que cómo se tomó esa decisión? Pues con el riguroso método de… una consulta popular en la que participó el 0.87% de los mexicanos y donde los pocos concurrentes pudieron votar más de una vez en diferentes casillas.

El resultado de la consulta favoreció al proyecto de Santa Lucía con 69% de los votos. Las obras de Texcoco, iniciadas en 2015, fueron suspendidas a pesar de tener un avance de 32%. Las pérdidas para el gobierno por la cancelación terminaron en 71 mil millones de pesos.

Hasta el momento, el proyecto de Santa Lucía se encuentra parado debido a 147 amparos y demandas en contra de su construcción, interpuestos en su mayoría por la organización #NoMásDerroches.

NAICM
La obra en el nuevo aeropuerto de Texcoco lucía abandonada luego de ser suspendida oficialmente el pasado 27 de diciembre. Foto: Cecilia Anza / CUARTOSCURO

2. Tren Maya

Para decidirse a construir el Tren Maya, AMLO hizo dos consultas. La primera fue una consulta popular celebrada en noviembre de 2018, en un formato similar a la que se empleó para definir el destino del nuevo aeropuerto.

88% de los votantes aprobó el proyecto que conectará a las principales zonas turísticas de la península de Yucatán.

La segunda consulta ocurrió el 16 de diciembre de 2018. Ese día López Obrador encabezó un ritual en Palenque, Chiapas, donde pidió permiso a la Madre Tierra para construir el megaproyecto a cambio de una ofrenda de aguardiente, pollo y tortillas.

Grupos ambientalistas, organizaciones de la sociedad civil y el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) han manifestado su rechazo a la construcción del tren. Argumentan que tendrá un impacto negativo en las comunidades por las que atraviesa, así como el deterioro de los ecosistemas naturales.

El 12 de febrero de este año, la entonces secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Josefa González Blanco, afirmó ante diputados federales que la construcción del Tren Maya sí tendría un impacto ambiental, aunque también protección a la biodiversidad y oportunidad de reforestación.

Hasta ahora el proyecto no cuenta con estudios de impacto ambiental ni presupuesto suficiente para llevarlo a cabo.

3. Refinería de Dos Bocas

El 8 de mayo de 2019, el gobierno federal declaró desierta la licitación para la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco. La razón fue que los consorcios invitados a participar en el proceso presentaron propuestas que superaban el tiempo y los gastos planeados por el Ejecutivo.

La viabilidad financiera de la obra ya había sido puesta en duda en numerosas ocasiones por organizaciones civiles, actores políticos y calificadoras internacionales. Eso sin contar que iba en contra de las nuevas tecnologías sustentables.

En lugar de reconsiderar, AMLO encargó la construcción de la refinería a Petróleos Mexicanos y la Secretaría de Energía, misma que deberá estar lista en un plazo de tres años y con una inversión máxima aproximada de 150 mil millones de pesos.

Los detractores del gobierno calificaron la decisión presidencial como un acto de soberbia, ocurrencia y capricho del Ejecutivo federal.

También te puede interesar: Con una economía estancada, AMLO rendirá su primer informe

4. Cancelación del Metrobús en Durango

El 16 de junio de 2019, durante una gira por Durango, López Obrador hizo una consulta a mano alzada para decidir el destino del Metrobús que se construiría en la región.

“Para medirle el agua a los camotes”, AMLO preguntó a los asistentes si preferían ese medio de transporte o que el dinero se utilizara para otra cosa. La mayoría de la gente alzó la mano en favor de la segunda opción.

La forma en que el Presidente tomó la decisión generó mucha polémica entre los mexicanos.

5. Termoeléctrica en Morelos

El 25 de febrero de 2019, López Obrador anunció la construcción de dos termoeléctricas en Huexca, Morelos. La decisión generó múltiples expresiones de rechazo por parte de grupos ambientalistas y organizaciones en defensa de la tierra y el agua.

Ante el rechazo, el gobierno federal volvió a emplear la estrategia de la consulta para aprobar la construcción de dos termoeléctricas, un acueducto de 10 kilómetros de longitud y un gasoducto de 150 kilómetros, en los estados de Morelos, Puebla y Tlaxcala.

La decisión de López Obrador causó escozor dado que en 2014, camino a su tercera campaña electoral por la Presidencia, el tabasqueño había expresado su rechazo al megaproyecto.

#Huexca #Morelos | Les compartimos este video de 2014, cuando Andrés Manuel López Obrador expresaba enfáticamente su rechazo al PIM (Proyecto Integral Morelos), ahora pretende impulsar una consulta para aprobar la #Termoelectrica, a pesar de que se ha demostrado que está llena de corrupción y acarrea más problemas que beneficios.Presidente: ¡Cumpla su palabra!, Muchos votaron por usted gracias a posiciones como las que expresaba en 2014, no le falle al Pueblo.

Posted by Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos on Friday, February 8, 2019

La consulta fue seriamente lastimada en su credibilidad con el asesinato del líder opositor a la megaobra, Samir Flores Soberanes.

6. Crisis migratoria

En los primeros meses de gobierno de la 4T, las caravanas multitudinarias provenientes de Centroamérica no dejaban de atravesar la frontera sur de México en su camino a Estados Unidos.

Esto provocó que Donald Trump lanzara al gobierno lopezobradorista un ultimátum para regularizar y atajar lo que consideró una invasión de migrantes hacia su país. En caso de no cumplir, Trump amenazó con aplicar una serie de aranceles a las exportaciones mexicanas enviadas a Estados Unidos.

Presionado por las amenazas de Trump, al gobierno mexicano no le quedó más que aumentar las detenciones y deportaciones de migrantes.

Tales acciones se contraponen a lo que López Obrador había ofrecido a los migrantes siendo Presidente electo, cuando afirmó que serían bienvenidos a México e incluso tendrían empleo.

También te puede interesar: Migrantes y Trump marcaron los primeros meses de AMLO

Consulta termoeléctrica Morelos
Habitantes de Morelos quemaron las boletas de la consulta promovida por AMLO para decidir si se construía la planta termoeléctrica en el estado. Foto: Especial / CUARTOSCURO

7. Estado laico ¿y evangélico?

Para un presidente que se dice admirador de Benito Juárez, López Obrador ha tomado la Biblia como guía en sus discursos políticos y conferencias de prensa. Pero la alianza entre política y religión ha ido más allá del discurso.

Distintas iglesias evangélicas se han unido para impulsar la Cuarta Transformación, ya sea repartiendo la Cartilla Moral o bien, colaborando en programas sociales como Jóvenes Construyendo el Futuro.

Investigaciones periodísticas recientes revelaron que familiares de líderes evangélicos y pastores en activo cobran de 10 a 70 mil pesos mensuales como parte de los Servidores de la Nación de la Secretaría del Bienestar. Uno de ellos es Josué Farela Pacheco, hijo del pastor Arturo Farela, presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice).

Farela ha sido uno de los principales promotores de López Obrador. Incluso, en entrevista con el semanario Proceso, se definió como “un soldado de la Cuarta Transformación” mientras que los feligreses afiliados a la asociación son “el ejército de la Cuarta Transformación”.

8. La Guardia Nacional

La creación de una corporación integrada por elementos castrenses es una de las decisiones de la 4T que más ha generado controversia, pues implica que este gobierno seguirá apostando por una estrategia de seguridad similar a la que instrumentaron Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Un grupo de organizaciones civiles se manifestaron en contra de la creación de este cuerpo de seguridad al considerar que militarizaba al país.

Incluso la diputada federal Tatiana Clouthier, una de las figuras más importantes de Morena, criticó la iniciativa de crear un cuerpo de seguridad con mando militar.

Al final la Guardia Nacional se aprobó en el Senado por unanimidad y en la Cámara de Diputados, con 463 votos a favor y sólo uno en contra.

También te puede interesar: AMLO prometió ‘abrazos, no balazos’, pero la violencia creció

9. Superdelegados federales

El presidente de la República redujo a 32 el número de delegados federales —uno por cada estado— y se creó la figura de coordinador general de Programas Integrales de Desarrollo, mejor conocido como “superdelegado”, para ejecutar los programas sociales del gobierno lopezobradorista.

La figura de los superdelegados ha provocado malestar en los mandatarios estatales porque consideran que atenta contra el federalismo, al ser una especie de “virreyes” del gobierno de Morena en los estados.

La polémica escaló aún más con las declaraciones del senador de Morena, Félix Salgado Macedonio, quien el 24 de noviembre de 2018 advirtió que se usarían las facultades legislativas para desaparecer los poderes en estados donde los gobernadores no acataran las políticas de la nueva administración.

El conflicto aminoró cuando se anunció que las tareas de seguridad pública no serían coordinadas por los superdelegados.

10. Estancias infantiles

En febrero de este año, el gobierno federal informó su decisión de recortar los subsidios a las estancias infantiles y los refugios para mujeres violentadas, bajo el argumento de que existía corrupción en su operación. En lugar de entregar los recursos a los establecimientos, lo haría directamente a los beneficiarios.

Ante las reacciones que generó este anuncio, el 6 de marzo López Obrador anunció que se mantendrían los apoyos para los refugios, aunque serían supervisados por el Estado.

Las Estancias Infantiles no corrieron con la misma suerte y el 7 de marzo el gobierno federal anunció su cierre administrativo.

Protestas por Estancias Infantiles
La cancelación de los recursos para las estancias infantiles ha generado diversas muestras de rechazo en todos los estados, como Campeche. Foto: Martín Zetina / CUARTOSCURO

El pasado 10 de junio, la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió la recomendación 29/2019 para que el gobierno lopezobradorista reconsidere su decisión de cerrar las estancias infantiles, con el argumento de que su clausura viola los derechos humanos de los niños.

El gobierno no sólo no rechazó la recomendación sino que AMLO la tachó de “inaceptable” y “una vergüenza”, mientras que la Secretaría de Bienestar y el DIF la calificaron de “aberrante”.

La disputa entre el gobierno federal y la CNDH por las estancias infantiles podría escalar ya que esta última valora llevar el tema a instancias internacionales.

También te podría interesar: AMLO vs ‘fifís’: estos pleitos marcaron el inicio de la 4T

NO FICCIÓN

Aprobación de Andrés Manuel López Obrador cae: Consulta Mitofsky

De acuerdo con Roy Campos, el presidente de México está ‘atorado’ en el “AprobAMLOmetro” debido a los estragos en el tema de la inseguridad

Published

on

Andrés Manuel López Obrador
Cada vez que AMLO habla sobre inseguridad o migración, su popularidad baja

Tras los sucesos relacionados con la captura y liberación de Ovidio Guzmán, la aprobación de la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador ha bajado ligeramente.

Roy Campos, director de Consulta Mitofsky, afirma que el operativo fallido, así como los hechos violentos ocurridos en Culiacán, Sinaloa, tras la captura del hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, afectaron la popularidad de la llamada 4T por parte de los mexicanos.

Campos informó que “el día 22 de octubre la popularidad de AMLO estaba en 63% y al final de octubre estaba en 60%; en esos días cayó tres puntos, eso quiere decir que sí hay afectación, y hoy no ha podido levantarse, está en su punto más bajo”.

Cuando la encuestadora inició el tracking poll (encuesta de seguimiento diario), el 14 de abril de este año, la aprobación del presidente López Obrador era de 67.8%. Campos señala que cada vez que el mandatario habla de inseguridad o migración, su popularidad baja. “Son temas de los que no le conviene hablar”.

Sobre las razones de esta caída en el AprobAMLOmetro, el director de Consulta Mitofsky explicó que los mexicanos reprueban las decisiones relacionadas con la captura de Ovidio Guzmán.

Sin embargo, el especialista aclara que la manera en la que el mandatario se ha referido a su estrategia ha sido “comprada” por los mexicanos. “Ellos (AMLO y su gabinete) se niegan a una política de exterminio, así es como han utilizado esa palabra (exterminio), por eso la gente se las compra”.

Respecto a la estrategia de López Obrador para combatir la inseguridad, Campos declara que se basa en dos pilares: la visión de programas sociales para atacar las causas de la inseguridad y la presencia permanente de la Guardia Nacional donde hace falta.

“La estrategia de AMLO no es decir ‘vamos a agarrar a tal capo’, sino la humanista, que es la que López Obrador plantea como el gran cambio. Él cree que la inseguridad se acaba atendiendo las causas y que hay que tener presencia permanente para inhibir al crimen en donde hace falta.”

Roy Campos, director de Consulta Mitofsky
Seguir Leyendo

NO FICCIÓN

Porros, un mal de 90 años que nadie ha podido (o querido) erradicar

Estos grupos de choque sobreviven desde hace décadas al amparo de distintas autoridades y ahora tienen su fuerza principal en los bachilleratos públicos

Published

on

Marcha vs porros UNAM
Miles de estudiantes de la UNAM marcharon en septiembre de 2018 para exigir la salida de grupos porriles de la universidad, así como la garantía de seguridad dentro de la misma. Crédito: Diego Simón Sánchez /CUARTOSCURO

El pasado 18 de octubre, las puertas del CECYT 8 “Narciso Bassols” del Instituto Politécnico Nacional (IPN) tuvieron que cerrarse y algunos alumnos del turno vespertino no pudieron entrar a clases. Un policía a la entrada del plantel explicaba a los estudiantes que la medida era por seguridad, pues un grupo de porros había arrojado un petardo contra la escuela.

En esa escuela de nivel medio superior, conocida popularmente como vocacional o “voca”, existe un conflicto de años entre dos bandas porriles: el grupo “12 de Mayo” de la Federación de Estudiantes Politécnicos (FEP) y el grupo “26 de Mayo”, que se autodenominan “independientes”.

El porrismo y la violencia derivada del fenómeno constituyen un problema grave no solo en el IPN, sino también en los planteles de nivel medio superior y superior de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Colegio de Bachilleres (Colbach) y el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep).

El problema no es nuevo, en realidad tienen cerca de 90 años de existencia en México. Sin embargo, ha sido uno de los factores de la creciente violencia en las escuelas en los años recientes, tanto que estudiantes de estas instituciones se han manifestado públicamente con una misma consigna: ¡Fuera porros!

Esta es la segunda de tres entregas de una serie especial que aborda el tema de la violencia e inseguridad al interior de cuatro de las principales instituciones públicas de nivel medio superior y superior en la Ciudad de México y el área conurbada del Estado de México.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Estudian entre robos, acoso, violencia, crimen, insultos…

Según información obtenida por Las Noticias a través de mecanismos de transparencia, las instituciones señaladas no registraron ningún hecho de porrismo entre los casi tres mil presuntos delitos y faltas cometidos dentro de sus planteles entre enero de 2006 y abril de 2019.

En relación a posibles conductas delictivas que pudieran estar relacionadas a este fenómeno, los casos son en realidad escasos: 102 agresiones físicas, 27 riñas, 5 actos vandálicos y 1 caso de intimidación.

De acuerdo con Hugo Sánchez Gudiño, especialista en el tema de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de UNAM, en las leyes universitarias no existe ninguna figura jurídica que constituya al “porrismo” como una falta. Las instituciones no llevan un registro (al menos público), de actos relacionados con actividades porriles. “Hay impunidad pura, tampoco hay una sanción establecida”, menciona Gudiño.

El hecho de que no aparezca en las estadísticas oficiales, no significa que el porrismo no exista. David Piñones es alumno del CECYT 8. En años pasados él perteneció al grupo porril 12 de Mayo.

El joven denuncia que las autoridades del plantel favorecen al grupo contrario (26 de Mayo). Prueba de ello, prosigue, es que uno de sus integrantes de nombre Brayan “E” —quien además tiene antecedentes penales por lesión con arma blanca— entra con toda libertad a la escuela aun cuando el reglamento prohíbe ingresar a personas ajenas a la institución.

Modesto García, director de Seguridad del CECYT, niega las acusaciones y asegura que no tiene información sobre el caso porque “nadie externo tiene permitido ingresar a las instalaciones”.

Los estudiantes del CECYT 8 no ven las cosas como García. De acuerdo con testimonios recopilados, el porrismo ha mantenido intimidada a la escuela. “Durante mucho tiempo, la actual administración ha actuado como si tuviera una especie de alianza con porros”, denuncia Eduardo “N”, miembro de la comunidad estudiantil. Las pruebas de la presencia porril en el IPN incluso se hacen evidentes en redes sociales como Facebook.

porrismo Facebook
Conversaciones que muestran conflicto entre grupos porriles del CECYT 8 del IPN, en un un grupo de la comunidad en Facebook. Crédito: Capturas de pantalla

Durante el movimiento estudiantil del IPN en 2014, una demanda de los estudiantes fue erradicar la presencia de grupos porriles y la violencia que estos generaban. Las autoridades del Politécnico asumieron el compromiso de investigar a las organizaciones que cobijan a estos grupos, así como de combatirlas “suprimiendo los privilegios académicos, materiales, económicos, administrativos o de otra índole que puedan tener y sancionando a quienes los hayan otorgado”, según los acuerdos publicados por la institución. Hasta hoy no ha sucedido.

porrismo politécnico
Estudiantes del CECYT 5 protestaron en 2016 por el aumento de grupos porriles en su escuela. Crédito: Armando Monroy /CUARTOSCURO

Nueve décadas de porrismo

Sánchez Gudiño ha investigado la historia del porrismo y los grupos de choque. Señala que este tipo de agrupaciones tienen cerca de 90 años de existencia en México y su propósito siempre ha sido tener control sobre las y los estudiantes por medio de la violencia y el miedo.

“Los primeros grupos de este tipo surgieron en la UNAM en la década de 1930, cuando ésta se localizaba en el Centro Histórico. Algunas autoridades universitarias de esa época tuvieron la idea de formar un grupo de choque aprovechándose de que en la zona había jóvenes de escasos recursos. Su función era proteger a la autoridad”, explica Gudiño.

Con la creación de Ciudad Universitaria en la década de 1950 y oficialización de los partidos de fútbol americano, los grupos de choque se insertaron en los equipos de animación o porra de las instituciones (de ahí el apelativo de “porros”). Ya no eran solo un grupo que iba a animar a su equipo, sino que se fueron convirtiendo en uno delictivo, que golpeaba y reprimía a los estudiantes.

Para las décadas de 1980 y 1990, después de una época muy violenta, el porrismo empezó a sentar sus bases en el bachillerato y ahí estableció su principal fuerza hasta hoy.

José “S”, estudiante del Conalep 1 en Atizapán, narra que en octubre de 2018 la comunidad estudiantil del plantel se manifestó en contra de la violencia porril.

“Ya estábamos hartos de tantas golpizas por parte de los porros. Nos correteaban, traían cadenas, palos, piedras y armas blancas. También lanzaban petardos a la escuela”

JOSÉ “S”, ESTUDIANTE DE CONALEP 1 ATIZAPÁN

El grupo porril dominante en su escuela se autodenomina “PGB independiente” y tiene un conflicto permanente con los porros del Bachilleres Plantel 5 (pertenecientes a la Organización Democrática de Estudiantes Técnicos).

José denuncia que la ex directora del plantel no le tomaba importancia a la situación hasta que en octubre del año pasado los porros del Bachilleres 5 se organizaron para agredir masivamente a los alumnos del Conalep a la hora de la salida. “Hubo varios heridos por petardos y golpes”, recuerda el joven.

“Al día siguiente, la directora dijo que esa agresión era nuestra culpa, y que la escuela no se iba a hacer responsable de lo que nos pasara saliendo; que afuera ya no era su asunto”, acusa.

Porrismo Conalep
Joven con jersey del grupo porril de Conalep 1 Atizapán. Crédito: Cortesía

Porros, detrás de violencia en bachilleratos

A lo largo de este 2019, alumnos de diversos planteles del Colegio de Bachilleres de la Ciudad de México y el Estado de México se han movilizado para exigir mejores condiciones educativas y de seguridad en su institución.

Diego “S”, estudiante del Plantel 2 “Cien Metros” y uno de los voceros de la movilización, menciona que en todos los planteles hay presencia de grupos porriles y que ellos ocasionan una parte importante de la violencia e inseguridad que se vive en los Bachilleres.

“Los estudiantes organizados de distintos Bachilleres coincidimos en que en nuestras escuelas asaltan, golpean y venden droga. Muchas veces esto es ocasionado por los grupos porriles”

DIEGO “S”, ESTUDIANTE DEL COLBACH PLANTEL 2

Diego explica que los grupos porriles al interior del Colbach pertenecen a la Organización Democrática de Estudiantes Técnicos (ODET) y responden a grupos políticos. En su plantel, el grupo dominante se llama “Los Heroles”, por el priista finado Jesús Reyes Heroles.

Sánchez Gudiño concuerda en que los grupos porriles en las escuelas de nivel medio superior suelen estar ligados a políticos locales y se dedican a golpear y asaltar estudiantes, al narcomenudeo y a otra serie de delitos derivados. Las autoridades escolares, denuncia el experto, toleran estas situaciones como una especie de pago por sus servicios ocasionales.

Además de sembrar miedo, los estudiantes del Colegio de Bachilleres denuncian que los porros también han sido utilizados para reprimir sus movilizaciones de este año en las que exigen mejores condiciones educativas. “Los compañeros organizados hemos recibido amenazas por parte de porros, de que ya nos tienen identificados y saben quiénes somos los que nos hemos estado manifestando”, dice Diego. Y asegura que, en Bachilleres 4, las amenazas han venido directamente de parte de las autoridades de la escuela.

El testimonio de Diego coincide con el de Víctor Caballero, abogado que ha dedicado parte de su trayectoria a defender a estudiantes víctimas de violencia y miembro del Colectivo Aequs, Promoción y Defensa de Derechos Humanos.

“Seguimos el evento del 27 de septiembre en Bachilleres. En el contexto del aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, la asamblea de Bachilleres 4 intentó tomar el plantel por un día, para comunicar también las exigencias educativas que tienen hacia la institución. Ese día las autoridades educativas mandaron porros a intimidarlos y patrullas, por lo que la asamblea no pudo tomar la escuela”, señala Caballero.

porrismo en Bachilleres
Grupos porriles tienen presencia en todos los planteles de Bachilleres, denuncian estudiantes. Crédito: Diego Simón Sánchez /CUARTOSCURO

Porros y políticos

Hugo Sánchez Gudiño señala que la mayoría del tiempo los grupos porriles permanecen en escuelas de bachillerato hostigando a alumnos, pero se hacen más visibles en momentos políticos de coyuntura.

La última vez que el fenómeno trascendió a la opinión pública fue el 3 de septiembre de 2018. Ese día, estudiantes de distintos planteles de la UNAM, principalmente del CCH Azcapotzalco, fueron agredidos por grupos porriles mientras se manifestaban pacíficamente en la explanada de Rectoría, en Ciudad Universitaria, para exigir mayor seguridad en las instalaciones.

Karl “D”, víctima del ataque y estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras, relata cómo fue la agresión. “Escuché que gritaron ‘¡ahí vienen los porros!’ y nos empezaron a lanzar piedras, botellas y una bomba molotov. A un par de compañeros los aventaron al piso, golpeándolos masivamente. De pronto se me dejaron venir ocho porros, entre ellos uno que se llama Medrano ‘El Rata’, que tiene denuncias por agresión a mujeres. Me dieron patadas, me rompieron un diente y me noquearon. Apuñalaron a dos compañeros”.

¿Quién o quiénes fueron responsables del ataque? Sánchez Gudiño menciona que los grupos porriles identificados provenían del CCH Vallejo, CCH Azcapotzalco y CCH Naucalpan: “históricamente esos grupos fueron patrocinados por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD)”.

El académico considera que cuando ocurrió la agresión en Rectoría era un momento político coyuntural, principalmente porque Andrés Manuel López Obrador acababa de ganar la elección presidencial. “Pudo haberse tratado de un ataque de grupos partidistas desplazados del poder”, menciona.

Para él es claro que estos grupos porriles cuentan con respaldo político, económico y jurídico del exterior, sin el cual no hubieran podido subsistir durante 90 años. “No hay evidencia para demostrar que la universidad estuviera involucrada, pero no hubo nada de pericia en el tema. Creemos que hay toda una red de autoridades locales y que tal vez escala hasta autoridades universitarias. Sabemos que, históricamente, estos grupos surgieron y han permanecido bajo su amparo”.

Fuera porrismo de la UNAM
Miles de estudiantes marcharon en septiembre de 2018 para exigir la erradicación del porrismo en la UNAM. Crédito: Galo Cañas /CUARTOSCURO

Después de las agresiones en Rectoría, estudiantes de la UNAM llevaron a cabo una serie de movilizaciones exigiendo la erradicación del porrismo en la Universidad. A más de un año del problema, Hugo Sánchez Gudiño indica que las autoridades universitarias no tienen una estrategia ni protocolo para afrontar el problema.

No solo es la UNAM. El resto de las instituciones educativas también carece de un programa integral antiporrismo, en principio porque no existe una figura jurídica para catalogarlo como una falta.

A esto se agrega, dice Gudiño, una autoridad política de la ciudad que los protege y tarda más en atraparlos que en volverlos a dejar libres. Los eventos en Rectoría son el ejemplo claro: las autoridades de CDMX detuvieron a cuatro personas pero luego fueron liberadas.

“Desde su surgimiento, los grupos porriles siempre han sido funcionales al poder en los gobiernos. Mientras cumplan una función, ahí continuarán existiendo, como un grupo de contrapeso a los estudiantes más politizados o cuando se necesitan sus servicios”, concluye Gudiño.

Seguir Leyendo

NO FICCIÓN

Falta aval en Morena a iniciativa de outsourcing

Published

on

La iniciativa que empuja el senador morenista Napoleón Gómez Urrutia para prohibir la práctica del outsourcing no tiene el aval completo del grupo mayoritario, aseguró el coordinador Ricardo Monreal.

El legislador adelantó que, antes de que se dictamine la iniciativa del líder minero -orientada a prohibir la práctica del outsourcing o subcontratación-, se invitará a los empresarios a que expongan sus consideraciones sobre la iniciativa.

“El senador Napoleón Gómez Urrutia tiene el derecho a presentarla, él la presentó de manera personal. No hemos discutido en el grupo, no es una posición del grupo ni tiene el aval completo del grupo”, detalló.

Tras sostener que Morena no pretende lastimar a la economía con ese instrumento, Monreal informó que sólo hasta que el grupo haya revisado la iniciativa se invitará a los inversionistas y empresarios a dialogar.

“Vamos a escuchar, antes de dictaminar, a los empresarios, como lo hemos hecho otras veces, a personas que se sienten agraviadas con esta iniciativa”, que entre otros puntos propone castigar con cárcel a quien promueva el outsourcing. 

Con información del periódico Reforma

Seguir Leyendo

Destacado