:)

CASHTAG

Sin sueldo, 3.2 millones de trabajadores en México

El 6% de la población ocupada en el país labora sin un salario; quienes están en esta condición se dedican mayormente al campo y al comercio

Published

on

Las palabras salario, aguinaldo y vacaciones son extrañas para muchos trabajadores mexicanos. Foto: EL ECONOMISTA

En el mercado laboral mexicano se puede tener un empleo sin recibir salario. Más de 3.2 millones de trabajadores están en esa condición, de acuerdo con los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La mitad de ellos vive en el campo, haciendo trabajo agrícola. El resto son comerciantes, artesanos, conductores o despachadores en gasolineras de la Ciudad de México que laboran sin ganar un sueldo por lo que hacen.

Hace casi un año, Carmen vio un anuncio solicitando despachadores para una gasolinera y se acercó a pedir informes. “Al menos no me engañaron, desde el inicio me dijeron que no había sueldo, que nada más con las propinas”. Ella indica que en el mejor de los casos, en temporada de vacaciones, las propinas son de 250 pesos al día.

Un trabajo sin salario fue la mejor opción para esta joven de 23 años. Probablemente lo sea más para sus empleadores. “Es que sólo vengo cuatro horas, me da tiempo de llevar a mi hijo mayor a la primaria y recoger al otro del kínder”, cuenta. Su mamá cuida al más pequeño.

Desconocimiento de los derechos laborales, falta de inspección del trabajo y abuso de muchas empresas dan como resultado millones de trabajadores sin sueldo, opina Carlos Reynoso Castillo, catedrático de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

“Una gran reforma laboral debería ser la que tenga en la mira a estas personas, a quienes salario, sindicato, aguinaldo o vacaciones no les dice nada porque no lo han vivido. No saben qué es y no se ve cómo podrán tenerlo.”

Carlos Reynoso Castillo, catedrático de la UAM.

Para Juan Pablo Rojas Pérez, presidente de la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México (CNPAMM), el fenómeno se debe a “una política económica neoliberal”.

“Los gobiernos anteriores y el actual no han entendido ni atendido a los trabajadores agrícolas”, reprocha en entrevista.

Vivir de propinas

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi, al cierre del primer semestre del año, 6% de la población que trabaja no recibe un sueldo. El porcentaje podría parecer mínimo, pero se trata de más de 3.2 millones personas.

La mayoría de ellos trabaja en el campo, le siguen quienes se dedican a actividades industriales o son artesanos. En tercer lugar están los empleados de servicios personales. Pero además hay oficinistas y empleados de la educación.

En cuanto a sexo, 58% de los trabajadores sin salario son hombres y 42% son mujeres. 

La vida se les va en trabajar, la mayoría labora seis días a la semana. Carmen, por ejemplo. Su horario es de 1 a 5 de la tarde, pero varios días dobla turno para completar su gasto.

Los días de vacaciones logra sacar un promedio de 500 pesos por dos turnos al día. Pasado ese periodo, las propinas pueden llegar hasta mil pesos en un día, siempre y cuando haga doble jornada. “A veces no es tan necesario el salario”, dice mientras se aleja porque acaba de llegar un cliente en una Chevrolet Blazer blanca.

Limpia el parabrisas de la camioneta de lujo y luego revisa el aire de los neumáticos. El hombre saca la mano desde dentro del auto y le paga. Carmen regresa. ¿Cuánto te dio de propina?, le preguntamos. “Nada”, dice riendo y después vuelve a donde se quedó: “Aquí, como sea, gano algo. Si me voy a otro trabajo con sueldo no podré ver a mis hijos”.

Crédito: Staff

Sin sueldo ni patrón

En la Ciudad de México hay un grupo de trabajadores sin sueldo ni patrón, a quienes el gobierno local les expide licencias para laborar. Sus actividades se rigen bajo el Reglamento para los Trabajadores no Asalariados del Distrito Federal.

En la Ciudad de México hay un grupo de trabajadores sin sueldo ni patrón. Foto: EL ECONOMISTA

Lo conforman boleros, vendedores de revistas, organilleros, músicos de Garibaldi, cafeteros ambulantes, artesanos y trovadores. A algunos de ellos, el Inegi los contempla como trabajadores sin sueldo en el sector de comercio.

Ellos no laboran para una figura patronal, pero aun así son trabajadores sin sueldo, explica Tania Espinosa, coordinadora para la Ciudad de México de Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (WIEGO, por sus siglas en inglés).

En el caso de Carmen, precisa, o de las personas que empacan los productos en tiendas de autoservicio, existe una empresa que hace uso de sus servicios. “Simplemente es que esa compañía no quiere reconocer la relación laboral. Como sea, a ninguno se le garantiza sus derechos como trabajadores”, considera Espinosa.

La reforma laboral, aunque de gran importancia, sólo se ocupa de quienes tienen un patrón reconocido o que están en un sindicato, apunta el jurista Carlos Reynoso. “Es decir, de quienes pueden reclamar derechos”.

Los trabajadores como Carmen aportan un servicio que genera un bien a los consumidores y a la empresa donde trabaja. Ella obtiene una ganancia que no será sujeta de impuestos que paguen su seguridad social y otro tipo de gastos del gobierno en beneficio de la sociedad, detalla Reynoso.

Campesinos, los más olvidados

Los trabajadores agrícolas en las zonas rurales del país no reciben un sueldo, “pero evitan muchos problemas sociales, como la falta de alimentación”, sostiene Juan Pablo Rojas, líder de los productores campesinos de maíz. “Lo que siembran y cosechan es principalmente para autoconsumo”, afirma.

Trabajan jornadas no menores de 10 horas. “Comienzan desde las 4 o 5 de la mañana hasta que oscurece”. El excedente que obtienen lo comercian: maíz, quelites, frutas, queso, huevo o las propias gallinas o pollos.

“Ellos nunca se van a jubilar ni pensionar. Van a morir en el surco. Son los más olvidados de los olvidados”, sentencia Rojas.

Con información de El Economista

CASHTAG

Mexicanos trabajan en exceso y sin vida social

Nuestro país se colocó en el penúltimo lugar de 40 analizados en el Índice de Balance Vida-Trabajo de la OCDE, con una calificación de 1.1 de 10 puntos

Published

on

Jornadas de trabajo

De 40 economías estudiadas, México es la segunda peor calificada en cuanto al balance entre trabajo y vida personal de sus habitantes, sólo con un mejor resultado que Colombia. 

El Índice de Balance Vida-Trabajo para México se colocó en 1.1 de 10 puntos (una calificación más baja significa un menor grado de equilibrio), situación que refleja los grandes desafíos que encuentran los trabajadores para combinar su bienestar individual y social con el éxito y la productividad laboral.

Este índice, calculado por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), se ubicó en 0.9 para Colombia, que enfrenta problemáticas laborales muy similares a las de México. Para Chile, el resultado fue significativamente mejor con un índice de 5.0 puntos, lo que refleja una situación laboral más flexible para su población ocupada.

Equilibrar las actividades laborales con las personales es un aspecto esencial para el desarrollo de las personas. De acuerdo con el organismo internacional, un país con un balance bajo de estos factores refleja múltiples desafíos para los trabajadores de construir una sociedad más igualitaria y de mantener su bienestar individual.

En México, cerca de 29% de los trabajadores tienen jornadas excesivas de trabajo, esto es, 18 puntos por encima del promedio de los países miembros de la OCDE (11%), esto implica que poco más de una cuarta parte de los mexicanos ocupados están imposibilitados de realizar actividades extra.

Siguiendo el análisis de la OCDE, las problemáticas derivadas de los trabajos con jornadas extensas pueden ir desde los descuidos y la desatención familiar hasta implicaciones más severas como enfermedades, estrés y ansiedad. Los horarios muy largos o nocturnos también pueden exponer a los trabajadores a ser víctimas de la inseguridad o delincuencia.

El hecho de que los hombres tengan jornadas más largas que las mujeres profundiza la desigualdad de género, no sólo en el ámbito laboral, también en el familiar, debido a que las actividades domésticas y de cuidados recaen en las mujeres.

Necesario, proteger los derechos laborales

La OCDE enfatiza que para mejorar el bienestar de la población es necesario impulsar políticas públicas que garanticen sus derechos laborales. Especialmente, que se incentive el mercado de empleo formal para extender las prestaciones laborales a todos los ocupados, así como la detección y sanción de prácticas que violenten laboralmente a los empleados. 

Otro aspecto necesario es extender la perspectiva de igualdad en el mercado laboral y la no discriminación. En este sentido, se busca que las mujeres tengan igualdad de oportunidades que los hombres para acceder a puestos de alto rango; y que los hombres tengan la misma posibilidad que las mujeres de dedicar tiempo a las labores domésticas y de cuidados a través de licencias de paternidad extendidas. 

Las políticas públicas también deben enfocarse en otros grupos vulnerables como los jóvenes, los indígenas o las personas con capacidades distintas, no sólo incentivando su integración en el mercado laboral, también garantizando una relación adecuada entre jornadas e ingresos. 

Con información de El Economista

Seguir Leyendo

CASHTAG

¿Reforma fiscal en 2022? Estos son los retos que enfrenta

México requiere una reforma fiscal que aumente su nivel de recaudación y sea más equitativa

Published

on

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera y el subsecretario, Gabriel Yorio. Crédito: Rogelio Morales /CUARTOSCURO

El subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, confirmó este lunes 7 de octubre que la dependencia ya tiene luz verde del presidente Andrés Manuel López Obrador para trabajar en la creación de una nueva reforma fiscal, que tentativamente se aplicaría en 2022.

La noticia sobre la creación de esta reforma ya rondaba en los pasillos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) desde agosto, pero sin la seguridad del respaldo presidencial, que se mantenía en su promesa de no aumentar los impuestos.

México es uno de los países dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que más requiere aumentar su nivel de recaudación fiscal. Mejorar la posición del país en lo que se refiere a recaudación tributaria es el principal reto de una eventual reforma.

De acuerdo con los últimos datos del organismo, correspondientes a 2017, la recaudación tributaria de México equivale a 16.2% de su Producto Interno Bruto (PIB) cuando el promedio de los países de la OCDE es de 34.2%, más del doble. Incluso en otros países de Latinoamérica, como Brasil o Argentina, la recaudación oscila entre 30 y 32% de su PIB.

Lograr cerrar esta brecha es uno de los mayores retos que tiene el gobierno federal, especialmente porque frente a los altos niveles de informalidad, elusión y evasión de impuestos, la población no tiene como costumbre el pago tributario.

Tras la reforma fiscal de 2014, la última que se llevó a cabo, el actual subgobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel, advertía que “el sistema fiscal tiene tantos agujeros que permiten la evasión” y resulta tan difícil la supervisión por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT), que los contribuyentes terminan no pagando impuestos.

El gobierno federal actual intenta cerrar la mayoría de estos agujeros antes de presentar su iniciativa de reforma. Una de las acciones más polémicas que ha planteado es la penalización de la evasión fiscal como si fuese crimen organizado.

Dicha propuesta ya fue aprobada en el Senado pero aún puede ser modificada en la Cámara de Diputados, especialmente ahora que el sector privado tiene el aval presidencial para cabildear en busca de matizar los castigos, según se informó tras una reunión que sostuvieron ambas partes el lunes 7 de octubre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Estos son los impuestos que Hacienda planea cobrarte en 2020

Reforma más equitativa

Además de combatir la evasión y la elusión, la forma en que se modificarán los impuestos es crucial, especialmente si el gobierno busca una reforma fiscal más “equitativa”, como mencionó el subsecretario Gabriel Yorio.

Al respecto, el economista Fausto Hernández Trillo, escribía hace unos meses que hacer modificaciones en el Impuesto Sobre la Renta (ISR) para personas físicas o morales no era una opción viable para la reforma fiscal.

Primero, porque en la actualidad las personas físicas que pagan ISR, es decir todos los trabajadores formales, ya llevan la mayor carga tributaria al ser contribuyentes cautivos. De modificar este impuesto, la clase media sería la más afectada, pues la clase alta tiene mayor probabilidad de hallar la manera de eludir los impuestos.

En segundo lugar está la intensa competencia que existe a nivel internacional por atraer empresas. En este caso, México enfrenta una fuerte presión tras la reforma fiscal de Donald Trump en 2017, que logró reducir el ISR de las personas morales en Estados Unidos de 35% a 15% de sus ingresos, haciendo a ese país más atractivo para la industria privada.

El especialista menciona que hay otros rubros que sí podrían incrementarse, como el impuesto predial, el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y el mayor de todos, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a una tasa del 18%, principalmente porque es el más sencillo de recaudar. Aunque, advierte Hernández, tiene el problema de afectar en mayor medida a los estratos más bajos y no es el más popular a nivel político.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Evasión fiscal, inevitable choque de trenes a la vista

Seguir Leyendo

CASHTAG

HP despedirá a 9 mil empleados en todo el mundo

La estrategia se debe a un plan de reestructuración de la empresa que iniciará a partir del año 2020

Published

on

hp edificio

Debido a un plan de reestructuración que iniciará a partir del año fiscal 2020, Hewlett Packard (HP) reducirá su plantilla laboral y en un plazo de tres años despedirá entre 7 y 9 mil trabajadores en todo el mundo.

Esta decisión es producto de una caída representativa en las ventas de computadores, impresoras y cartuchos de impresión que obligó a la compañía a redefinirse con miras al futuro. HP estima que este recorte les permitirá ahorrar cerca de un billón de dólares en los próximos tres años, recursos que apalancan la renovación de la empresa.

“Se abre una nueva etapa para HP”, dijo el ejecutivo español Enrique Lores —quien asumirá el próximo 1 de noviembre el cargo de consejero delegado— en la presentación del plan estratégico que empezará a aplicar cuando tome las riendas de la compañía.

El nombramiento de Lores se hizo en agosto pasado. Sustituirá a Dion Weisler, que se puso al frente cuando la división de consumo se separó de los servicios para empresas y servidores.

Según Lores, la reinvención de HP le apunta a dejar de ser un simple fabricante de hardware. Propone diversificar su portafolio para no depender de la venta de equipos, negocio en el que los ingresos caen exponencialmente.

HP va a apostar al desarrollo de software y de servicios para competir con grandes actores en ese mercado como Apple y Google

El ahorro obtenido con la reducción de la plantilla se invertirá en apuntalar la transición hacia el nuevo modelo de negocio. Lores expresó que los empleados afectados cesarán su relación laboral con la empresa a través de una combinación de salidas de empleados y jubilación anticipada de forma voluntaria.

De acuerdo con cálculos de la compañía, el proceso de reestructuración de HP requerirá una inversión de mil millones de dólares: 100 millones durante el cuarto trimestre de 2019, 500 millones en año 2020 y el resto entre los años 2021 y 2022.


Seguir Leyendo

Destacado